Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

    Get Adobe Flash player

    Miércoles, 28 Junio 2017
    Home Preguntas frecuentes Salud
    AddThis Social Bookmark Button

    ¿Qué es el VIH? ¿Qué es el Sida?
    El VIH es un virus que ataca al sistema inmunológico de las personas produciendo una importante disminución de su capacidad defensiva, dejando al organismo expuesto ante cualquier agente infeccioso.

    El Sida es un estadio avanzado de la infección causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que provoca la destrucción progresiva del sistema inmunitario.

    Pueden pasar muchos años desde la transmisión del VIH hasta el desarrollo del Sida. En estos años no hay ningún síntoma que nos pueda indicar la presencia del virus en nuestro organismo, pero la persona ya es portadora y por lo tanto, capaz de transmitirlo.

    En una primera fase, el VIH se multiplica activamente en las células infectadas. El sistema inmunitario responde disminuyendo la presencia de virus en la sangre, aunque no impide que el virus siga presente y afecte a otros órganos. Durante un periodo de varios años el organismo puede permanecer en situación de aparente equilibrio, pero el VIH se sigue multiplicando e infectando a células nuevas. Finalmente si no se accede a tratamiento se produce un debilitamiento de las defensas del organismo, apareciendo así los síntomas y signos propios de la enfermedad que definen el Sida.

    ¿Cómo se transmite el VIH?
    Sus vías de transmisión son la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna.

    Vía Sexual: en las relaciones sexuales sin protección, penetración anal, vaginal y sexo oral. La penetración anal es la práctica con mayor riesgo, seguida de la vaginal. Las relaciones sexuales orales tienen menor riesgo. El riesgo aumenta cuando la persona presenta otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

    Vía sanguínea: al compartir agujas, jeringas u otros objetos cortantes que haya estado en contacto con sangre infectada.

    Vía madre-hijo: cuando la mujer es seropositiva, la transmisión del virus puede tener lugar durante el embarazo, parto o lactancia.

    Los cuatro fluidos de las personas infectadas (sangre, semen, secreciones vaginales y luche materna) tienen una concentración suficiente de virus para transmitirlo.

    La puerta de entrada del virus ser las heridas o microheridas producidas en la penetración (como la anal) y/o mucosa (bucal, nasal, vaginal, anal, rectal, uretral, ocular), todas condiciones que facilitan la infección.

    ¿Cómo no se transmite el VIH?
    El VIH no se transmite en los contactos cotidianos: besos, caricias, lugares públicos, vasos, cubiertos, colegios, piscinas, lugares de trabajo, Tampoco a través de la saliva, lágrimas o el sudor, ni por picaduras de insectos o animales domésticos. La donación de sangre no supone tampoco ningún riesgo.

    ¿Cómo prevenir el VIH?

    Cualquier persona puede infectarse si tiene una práctica de riesgo y no se protege correctamente.  No existen grupos de riesgo, sino prácticas de riesgo.

    Es importante el uso correcto del preservativo en tus relaciones sexuales con penetración, así como el uso de lubricante hidrosoluble (soluble al agua). Este lubricante facilitará la penetración y evitará las heridas y las roturas de preservativo.

    Un solo contacto sin protección puede transmitir el VIH, mientas que la presencia de otras infecciones de transmisión sexual favorecen la transmisión del virus.

    Una persona puede tener una buena apariencia física y ser portadora del virus.

    El consumo de drogas y alcohol antes o durante el acto sexual puede facilitar la práctica de sexo no seguro.

    ¿Cuáles son los riegos de los distintos tipos de prácticas sexuales?
    Algunas prácticas sexuales pueden tener más riesgo que otras en la infección por el VIH, pero ello va a depender de nuestro comportamiento.

    Por ejemplo, utilizar un condón caducado o sin lubricante puede hacer que se rompa, por lo que esa práctica sexual aumentaría de riesgo. El uso correcto del preservativo (masculino o femenino) y lubricante (soluble al agua) en la penetración o de métodos barrera en prácticas como el sexo oral con vulva o ano evita la infección por el VIH o por otras infecciones de transmisión sexual.

    Penetración anal y vaginal
    La penetración anal (tanto si eres pasivo como activo) y vaginal sin condón son las prácticas sexuales de mayor riesgo para contraer el VIH. Aunque no haya eyaculación, en la penetración se puede producir pequeñas heridas con las que también es posible el contagio.

    Con el uso de preservativo y lubricante eliminamos este riesgo. Es importante el uso de lubricante fabricado con base de agua, otro tipo de materiales como la saliva o la vaselina pueden dañar el condón y hacer que se rompa.

    Sexo oral
    La práctica de sexo oral tiene un riesgo bajo de infección por el VIH si no se eyacula en la boca o no se ingiere secreciones vaginales. Si ocurre, no tragar y enjuagarse la boca con agua rápidamente. Existe mayor riesgo de transmisión si tenemos pequeñas heridas en la boca. No debemos olvidar que sí existe mayor riesgo para otras infecciones de transmisión sexual como puede ser la sífilis o gonorrea.
    Con el uso de preservativos en la felación (pene-boca) o métodos barreras de látex en el cunnilingus (vulva-boca) el riesgo es nulo.

    Frotación vulvar (tijera entre mujeres)
    El riesgo es moderado, ya que el flujo vaginal es una de las vías de contagio. El uso de protección, como barreras de látex, elimina el riesgo.

    Besos profundos, caricias, masturbación
    No conllevan ningún riesgo para la infección, tampoco la convivencia diaria o el compartir objetos como vasos o lugares públicos como baños. En la masturbación sólo existiría riesgo si el semen, flujo vaginal o sangre infectados entran en contacto con lesiones, heridas o llagas en las manos o genitales.

    Uso de vibradores u otros objetos sexuales
    Si se intercambian existe riesgo de contagio. Evitamos este riesgo si usamos un preservativo para cada uso.

    ¿Cómo sé si tengo el virus del Sida? ¿En qué consiste la prueba del VIH? ¿Dónde puedo hacerme la prueba?
    Puedes detectar que tienes el virus mediante un sencillo análisis de sangre. En la prueba se detectan los anticuerpos  producidos en nuestro cuerpo cuando se ha entrado en contacto con el virus.

    Para hacértela tienes que esperar tres meses desde la última práctica de riesgo. Es lo que se denomina el período ventana. Aunque si tienes una práctica de riesgo es recomendable que acudas a tu médico para que también se evalúen otras infecciones que sí podrían detectarse antes.

    Es recomendable que la prueba se haga cada cierto tiempo, porque cuanto antes se detecta el VIH en tu organismo antes puedes ponerte en tratamiento y mejorar tu calidad de vida. Hacerse la prueba es una decisión propia y voluntaria. Es importante que sepas que es ilegal pedir una prueba de VIH para realizar cualquier trabajo.

    Para realizarte la prueba puedes ir a tu médico de cabecera en los centros públicos de atención primaria o a centros especializados en enfermedades de transmisión sexual o en los recursos que puedes encontrar en tu comunidad autónoma.

    Puedes obtener más información con nosotros contactándote por teléfono en tu delegación más cercana (http://www.fundaciontriangulo.es/salud/donde.htm) o en salud@fundaciontriangulo.es

    ¿Existen tratamientos de urgencia en caso de una práctica de riesgo? ¿Para qué sirve la profilaxis post exposición?
    Si eres seronegativo y has tenido una práctica de alto riesgo; por ejemplo, rotura de condón, penetración sin condón, tanto si eres activo como pasivo; o tuviste relaciones con una persona que sabes que es seropositiva, o de la que no sabes su estado serológico, puedes recurrir a tratamiento de urgencia.

    Para ello debes acudir a tu centro de urgencias antes de las 24 horas y como máximo en las 72 horas posteriores a la exposición. El médico evaluará contigo el riesgo que tomaste, para recetártela y de los posibles efectos secundarios. El tratamiento durará hasta 28 días y es importante seguir todas las instrucciones

    El tratamiento de urgencia no es un método de prevención. La Profilaxis Post-exposición, no es como la píldora del día después; su prescripción debe ser excepcional. No tiene ninguna garantía de no infección, el tratamiento es muy duro pero permite disminuir los riesgos después de una exposición accidental al VIH

    ¿Por qué es importante la prueba del VIH?

    La única forma de saber si tienes VIH es haciéndote la prueba. Si te haces la prueba del VIH es posible prevenir las llamadas “enfermedades oportunistas” del Sida.

    -Certeza. Es posible eliminar la angustia de saber si se tiene o no el VIH, que puede desembocar –si no hay un seguimiento médico- en Sida (cuadro clínico que aparece cuando el estado inmunológico está deteriorado).

    -Tomar decisiones respecto al sexo que practicas, impidiendo la transmisión del VIH así como la adquisición de otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) o de una posible reinfección del VIH, lo que agravaría la situación.
    La concentración de VIH en la sangre y semen se puede multiplicar si adquieres otras ITS, lo que supondría poner tu salud en peligro. Se estima que una persona seropositiva tiene entre 2-5 veces más probabilidades de contraer una ITS que una persona seronegativa.

    -Evitar nuevas infecciones, en beneficio tuyo y de todos. En España uno de cada tres infectados por el VIH ignora que lo tiene, y más de la mitad de las nuevas transmisiones del VIH han surgido porque se desconocía la infección.

    -Iniciar y mantener un tratamiento eficaz que mejora la calidad y esperanza de vida, REDUCIENDO NOTABLEMENTE EL RIESGO DE DESARROLLAR SIDA. Si sabes que tienes VIH podrás iniciar el tratamiento que necesites para que no aumente la concentración del VIH en la sangre ni descienda el número de tus defensas.
    El número de diagnósticos tardíos en la población de Hombres que tienen sexo con Hombres (HSH) es elevado. En el 2008 el 46% de los hombres homo/bisexuales que descubrían que tenían VIH lo hacían ya en un estado en el que necesitaban tratamiento antirretroviral, lo que complicaba las perspectivas de salud. En 2007 uno de cada dos HSH diagnosticado de sida no sabía que estaba infectado de VIH cuando le diagnosticaron la enfermedad.

    ¿Qué pasa después de un  diagnóstico positivo?
    Un diagnóstico positivo de VIH va a colocar a la persona que lo recibe frente a un reto muy difícil, pues va a repercutir en todos los niveles de su vida. A partir de este momento va a tener que convivir con algo no deseado, difícil de asimilar y que va a provocar multitud de emociones contradictorias, además de tener que hacer frente al estigma y discriminación de la comunidad en la que se desenvuelve.
    Ante esta situación, Fundación Triangulo Madrid en su lucha contra los prejuicios que sufren las personas seropositivas, ha puesto en marcha un servicio de atención individualizada a hombres homo/bisexuales con el VIH y también un grupo de Hombres que tienen Sexo con Hombres diagnosticados de VIH. Para recibir orientación más personal, escribe a salud@fundaciontriangulo.es

    ¿Qué son las infecciones de transmisión sexual (ITS)?
    Las ITS (infecciones de transmisión sexual) agrupan a todas las enfermedades infecciosas que se trasmiten a través de las relaciones o contactos sexuales. Pueden afectarnos varias veces porque el haberlas padecido no genera protección y tampoco hay vacunas contra ellas, a excepción de la hepatitis B y A. Además se propagan con bastante facilidad. A veces nos referimos a ellas como ETS (enfermedades de transmisión sexual) aunque es más correcto hablar de ITS.

    Los síntomas más típicos de las ITS son picores, dolores o molestias e incomodidad al orinar o al mantener relaciones sexuales. También úlceras, ampollas o verrugas en/o alrededor de los genitales. También se puede observar secreciones no habituales en el pene, o un flujo vaginal más espeso, con mal olor o un color diferente.

    Las ITS más comunes son la dífilis, gonorrea, clamidias, herpes genital, VIH/SIDA, hepatitis, condilomas (verrugas genitales) y tricomoniasis.

    Sífilis:
    Es una enfermedad infecciosa y peligrosa, causada por una bacteria. Se transmite casi siempre por contacto sexual y se manifiesta con una herida (úlcera) en el punto del contagio que es dura, sin pus y no produce dolor. Desaparece sin tratamiento pero la enfermedad continúa provocando el daño en el organismo, por lo que es importante reconocerla a tiempo y acudir al médico. Con el paso de los años si no se ha tratado dañará tu piel y tu cerebro.

    Gonorrea:
    En muchas ocasiones uno mismo no detecta la enfermedad. A veces lo que ocurre es que se suda por la uretra (orificio que se encuentra en el pene). Suele combinarse con otras ITS y da lugar a enfermedades de los huesos y articulaciones.
    Es causada por una bacteria, se transmite por contacto sexual, también puede localizarse en la garganta, por lo que se puede transmitir por el sexo oral. No puedes contagiarte por el uso de servicios públicos, toallas, etc.

    Chancro blando:

    En este caso la úlcera que aparece es blanda, muy dolorosa y con mucha inflamación alrededor. Pueden aparecer varias lesiones.

    Herpes simple o herpes genital
    Aparece como un hinchazón (vesícula) en la zona genital que acaba convirtiéndose en herida (úlcera). Es causado por un virus. Trasmitido por contacto sexual, también puedes contraerlo por el contacto con las manos. Para minimizar el riesgo de transmisión evita el contacto directo con las lesiones visibles de otra persona infectada.

    Candidiasis
    Es una infección producida por el hongo Candida Albicans que vive habitualmente en la piel y mucosas, cuando se reproduce de forma desmedida aparece la candidiasis. Esta puede aparecer en boca, garganta y genitales.

    No es específicamente una ITS. Para que se produzca la infección tienen que darse ciertos cambios en el PH de la piel. Puede ocurrir después de haber tomado antibióticos, por demasiada higiene que cambie las condiciones de la piel, por una higiene mal realizada  o por el contacto en relaciones sexuales.

    Condilomas
    Causado por el Virus del Papiloma Humano, son lesiones sobreelevadas de la piel (pápulas) que acaban convirtiéndose en verrugas con aspecto de coliflor, a veces con mal olor. La infección se produce por vínculo con las lesiones, tanto en relaciones sexuales como por contacto. Uno mismo puede extenderse las lesiones a diferentes partes de su propio cuerpo con las manos.

    Molluscum contagioso
    Son pequeñas lesiones sobreelevadas de la piel que tienen en el centro un material blanquecino y que no duelen, pero son muy contagiosas.

    Hepatitis:
    Hablamos de hepatitis cuando existe inflamación en el hígado, en la mayoría producida por un virus. Existen tipos:
    Hepatitis A: Que se puede contagiar con el beso negro.
    Hepatitis B: Se puede contagiar por exposición intensa a líquidos corporales (saliva, sangre, semen). También se puede contagiar por pinchazos (consumo de drogas, acupunturas, piercings, etc.). El contacto por vía sexual es posible, pero poco frecuente.
    Hepatitis C: Se contagia mayormente por vía sanguínea por pinchazos y por vía sexual (penetración anal).

    Chlamydia
    Es causada por una bacteria que afecta al cuello uterino en las mujeres y a la uretra en los hombres. Se transmite por contacto con las mucosas de la vagina, bocas, ojos, uretra o recto.

    Uretritis
    Se trata de la inflamación de la uretra. En ocasiones se utiliza el término para describir la inflamación de los genitales masculinos en general. Lo más frecuente es que se produzca por organismos microscópicos que infectan la uretra, también puede ser debido a una infección urinaria.

    Tricomoniasis
    Aunque afecta a hombres y mujeres es más común en el sexo femenino. La infección se localiza en la vagina en el caso de las mujeres y en la uretra en el de los hombres. Es provocada por un parásito que se contrae por la relación sexual con una persona infectada.
    En los hombres puede aparecer una pequeña irritación en el pene o ardor al orinar. En el caso de las mujeres a parte de molestias al orinar o al tener relaciones sexuales, un síntoma de infección es un flujo espumoso, verde amarillento con fuerte olor.

    VHP (Virus del papiloma humano)
    Este virus puede infectar el área genital de hombres y mujeres, incluyendo la piel del pene, vulva, ano o los revestimientos de la vagina, cérvix y recto. Algunos tipos del virus son llamado de alto riesgo, ya que su infección puede conducir al desarrollo de cánceres en el área genital o anal.
    Hay que tener claro que ser portador del VPH no significa tener cáncer, sino que existen mayores posibilidades de desarrollarlo.
    Puede dar lugar a tres clases diferentes de enfermedades: verrugas, displasia (células anormales que se encuentra en el ano o cuello del útero), cáncer (los más comunes son anal, recto y pene)

     

    Logotipo fundación Triángulo Andalucía

    Salud sexual mujeres

    NUEVA GUÍA DE SALUD SEXUAL PARA MUJERES QUE TIENEN SEXO CON MUJERES. lesbianas y bisexuales

    Guía para docentes

    Guía para docentes: Herramientas para la educación con enfoque de diversidad afectivo sexual. LGBT en las aulas. Prevención acoso bulling homofóbico


    revista orientaciones de la fundacion triangulo. homosexualidad y derechos. De interés para lesbianas, gays, bisexuales y transexuales

    Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial del sitio ya se han establecido. Para más información sobre las cookies que usamos y cómo desactivarlas, pincha aquí política de cookies.

    Acepto las cookies de este sitio.

    EU Cookie Directive Module Information